Crónicas de una mujer en el Metro

Tacones sensuales, falda a medio muslo, maquillaje pesado, playera moderadamente escotada y mucha actitud. Bajas por las escaleras eléctricas atascadas de personas sumergidas en su cotidianidad y comienzas a sentir miradas que te pesan en la espalda; mas bien, en tus aposentos.

Sigue leyendo